Detrás de cada instalación, se encuentra un buen cuento - conoce a Mari y Jerry.

Mari Sorri y Jerry Gill instalaron un sistema fotovoltaico de 3 kilowatts en su hogar localizado en Vail, en el 2009. Después de haberse mudado a Oro Valley, compraron un terreno y ahí construyeron su casa. Estos autoproclamados “amantes de la Tierra” sintieron que era importante perturbar la tierra lo menos posible.

También, para Mari y Jerry la conservación es una realidad diaria. Mari explica, “Tenemos nuestro propio pozo y lo compartimos con otras 12 casas, así que el agua es un gran problema. Solo usamos agua para nuestro jardín pequeño, y algunas plantas en macetas. Tratamos de vivir perturbando a la tierra lo menos posible, y la energía solar se conecta a esa filosofía.” 

Mari, quien es originalmente de Finlandia y vino aquí por el sol, fue la que inició, y se dispuso a realizar, el plan de cambiar a energía solar. Ella explica, ”Utilizar energía solar en Arizona es lo más lógico. Casi nunca hay días nublados, así que nos pareció que si podíamos hacerlo, deberíamos hacerlo. Para mi el precio fue como comprar un carro pequeño pero, a diferencia de un carro, la energía solar pagará por sí misma después de unos años, y pagará su tarifa domestica por los siguientes 25 años.”

Jerry se ríe cuando admite que no pensaba que adquirir un sistema fotovoltaico fuera posible para ellos al principio. Sonríe cuando dice, “Pensé que Mari estaba loca.” Sin embargo, después de sacar cuentas, Mari y Jerry se dieron cuenta de que no era solo posible, si no que también era una muy buena inversión. Jerry añadió, “ahora tenemos un sistema fotovoltaico de 3 kilowatts y cubre todos nuestros usos eléctricos. Planeamos comprar un carro eléctrico, y cargar su batería con nuestro sistema fotovoltaico. Generamos tanta electricidad que jamas tendremos que pagar por gasolina.” 

Mari explica que los pasos que tomó para encontrar a un instalador de energía solar fueron los siguientes, “Fui a 3 o 4 presentaciones de instaladores en Academy Village, y poco después  conocí a TFS. Estuvo bien claro que la mejor opción era TFS. Descubrí que TFS tiene un programa de becas en el que donan sistemas fotovoltaicos a organizaciones sin fines de lucro, y un amigo mío me dijo que los empleados de TFS también se transportan en bicicleta al trabajo. Pensé, ‘wow, si que ponen sus valores en acción.’ Después, Kevin de TFS vino a nuestra casa para darnos una evaluación oficial. Estuvo muy atento a nuestras preguntas y se expresó muy bien. Puede traducir el vocabulario solar a un lenguaje que es fácil de entender. Escucha tus preguntas, para asegurarse de entender lo que estas tratando de preguntar, en vez de intentar venderte productos. Tuvimos una conversación maravillosa y estuvimos muy impresionados.”

Mari, una artista de varios talentos, disfruta la alfarería y esta muy orgullosa del echo de que su sistema fotovoltaico genera suficiente electricidad para cubrir la cantidad significativa de electricidad que consume su horno. Mari se siente muy feliz de saber que puede practicar alfarería utilizando energía solar.

Jerry se ocupa jugando basketball siempre que puede, haciendo esculturas, y trabajando como profesor de éticas ambientales en Pima Community College. Al fin del semestre, los estudiantes de Jerry hacen una excursión a su casa donde les enseña como vivir de una manera más sustentable. “Veo nuestro hogar como un modelo de demostración para enseñarle a los demás como se puede lograr ser sustentable de una manera sencilla,” dijo Jerry.

Mari y Jerry están de acuerdo en que concejo quieren ofrecer a los demás que estén considerando cambiar a la energía solar, “Sólo hágalo. Es fácil querer hacerlo, y esperar hacerlo en el futuro, pero hasta que tenga la intención y lo ponga en su calendario, no pasará. Haga una cita con usted mismo y solo comience, estará tan agradecido de haberlo hecho.” 

Utilizar energía solar en Arizona es lo más lógico. Casi nunca hay días nublados, así que nos pareció que si podíamos hacerlo, deberíamos hacerlo.
— Mari